“Sherlock: The Lying Detective”, la temporada mejora notablemente y hace impacientarnos

Tras el ordinario primer capítulo y que se alejaba de las directrices que nos tiene acostumbrada esta serie, Sherlock da un golpe sobre la mesa y nos deja a todos boquiabiertos. Drásticos giros en la trama, acompañados de una maravillosa narrativa y fantásticas actuaciones. Además, se nos abre una puerta, una rendija hacia el pasado y el futuro que depara a esta pintoresca pareja.

Un atormentado John Watson con la muerte de su mujer Mary en el anterior capítulo, que se encuentra con su figura allá por donde pisa, siendo esta nada más que una invención de su propio subconsciente que le ayuda y le da el empujón a hacer lo debido. Mientras tanto, Sherlock Holmes se encuentra bastante maltratado por la dejadez y las drogas que aparenta haber consumido. Durante la primera media hora nos encontramos en un mar de dudas, mareos y confusiones que, a su vez, se convierten en algo maravilloso por la forma en la que se narran los sucesos y vemos otra faceta del famoso detective. En estos treinta minutos se presentan también nuevos personajes, como Culverton Smith, el villano de este nuevo caso, y su hija Faith, que tendrán peso en el desarrollo del capítulo. Además, encontramos a una Señora Hudson rejuvenecida, valiente, fiel y muy ‘cañera’.

Al igual que en el anterior capítulo, el laboratorio y el microscopio han desaparecido por completo, dando paso a otras formas de deducción y análisis, algo que no me gusta, pues resultaba ese punto de inflexión entre el desconocimiento y la deducción de los casos. Sin embargo, esto ha sido solventado de gran forma. Además de la maravillosa observación de los mínimos detalles, el joven detective se sirve de otras artimañas, como el engaño, la apariencia de trastornado, aparte de una escena en la que aparece imaginando objetos materiales en el aire (ya no solo aparecen palabras y mensajes de texto) e interactuando con ellos con mucha lógica, pero que a ojos del resto le hacen quedar como un loco. Simplemente sublime.

Los demás personajes se encuentran más en un segundo plano. Mycroft no hace más que estar pendiente de su tocado hermano, observando siempre y actuando desde un lugar seguro. Sin embargo, no es el único al que el mayor de los Holmes presta atención. En cierto momento, Mycroft confirma que “Sherrinford está seguro”. ¿Qué nombre éste? ¿A qué se refiere? ¿Una operación? ¿Un hombre? ¿Un arma? Más motivos para despertar esos nervios de no poder esperar al final de la temporada. Además, un secreto que no voy a desvelar a los que no hayan visto el episodio solo les digo: atentos al final, a mí me hizo un cortocircuito en el cerebro y he estado alrededor de 40 minutos convaleciente (metafóricamente hablando, claro).

Actuaciones como siempre magistrales, pero esta vez ensalzadas por una ambientación absolutamente perfecta. Benedict Cumberbatch tiene ya una simbiosis con el personaje que parece el mismo y nada se sale de contexto. Sus movimientos, sus acciones, su actitud y su insufrible carácter parecen propios de la persona, y no del personaje. Martin Freeman interpreta de gran manera a una persona inestable sentimentalmente pero fuerte de orgullo. También es un papel que le viene como anillo al dedo. Pero sin duda, la estrella en esta ocasión ha recaído en Toby Jones (Culverton Smith) con una magnífica y, a la vez, espeluznante actuación. Es cierto que no presupone una mente al nivel de Jim Moriarty (que parece que por fin hará su apoteósico regreso en el último capítulo), pero si una auténtica amenaza por su poder adquisitivo, fama y la posesión de un suero que puede hacer perder la memoria durante una hora. Amanda Abbington sigue siendo importante en la serie, pero se ve que se va quedando relegada, y es algo normal, que ha encajado de una manera excelente en la trama.

Ya estoy deseando de que llegue el domingo con el episodio 4×03: El problema final para que se puedan desenmarañar todas esas incógnitas que envuelven a Holmes y su siempre inseparable amigo el doctor Watson. ¿Qué pasará con Moriarty? ¿Quién es Sherrinford? ¿Es cierto lo que dice Eurus? Nos acercamos al desenlace y esto no podría estar más caliente.

Jorge Martínez

Jorge Martínez ha escrito 185 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: