“Disenchantment”; Groening sale de su zona de confort regalándonos una historia trabajada aún sin encontrarse a sí misma

Nota:
De mano de Netflix se nos ofrece la serie del creador de Los Simpsons Futurama, con cambios notables en cuanto a estructura y finalidad humorística

No es un camino fácil el que tiene Disenchantment. La audiencia tiene unas expectativas muy altas en el creador de Los Simpson Futurama, Matt Groening. El productor y director norteamericano tiene ya muchos adeptos a sus animaciones. Esto ha hecho posible que muchos hallan esperado con gran expectación el estreno de esta serie. Sin embargo, cabe apuntar que nos encontramos ante un humor diferente a lo que nos tenía acostumbrados. No busca la risa fácil como ocurría en sus otras producciones, sino que busca tejer un entramado mucho más complejo.

Nos encontramos en la Edad Media con una joven princesa que lo último que quiere ese ser una. En el reino de Dreamland, la princesa Bean, su elfo Elfo y Luci, su demonio particular, vivirán grandes encuentros. Bean es una adicta a la bebida y las juergas, pero tras toda esa fachada despreocupada miles de sentimientos se esconden. Así, Bean, Elfo y Luci se meterán en muchos líos bajo un pretexto de fantasía.

La serie se anunció en su día como “vimos el presente (Los Simpson) y el futuro (Futurama); ahora os mostraremos el pasado“. De este modo, en un mundo de fantasía y clichés medievales, la Edad Media se revoluciona tras la mano de Groening con Disenchantment.

Groening busca apartarse de sus costumbres

Como bien hemos dicho, Matt Groening ha dejado de lado el humor sencillo que le caracterizaba de series anteriores. Además, no nos encontramos con una serie capitular, sino que nos encontramos con una historia tejida con lupa, pues todo está relacionado. Si bien es cierto que estos 10 capítulos se nos han quedado cortos, pues han servido únicamente para presentar a los protagonistas, esperamos grandes tramas en sus próximas temporadas.

Para los amantes de la fantasía, elfos, trolls y demás criaturas, esta serie constituye una forma graciosa y simpática de pasar por estos mundos. A los seguidores de Groening quizá les resulte algo raro verse con unas animaciones que ya son muy conocidas acompañadas de un guion para nada común del director. Las tecnologías han avanzado mucho y la animación es excelente, pero aún mejor es su guion que deja un entramado oscuro y misterioso sin resolver. Nos ha dejado los dientes largos.

En resumen, Disenchantment es una correcta animación, quizá algo tediosa en algunos puntos, pero que ha hecho crecer al creador norteamericano. No se buscan ya las situaciones absurdas y de risa fácil, sino que hay una exploración hacia un nuevo universo cargado de humor más trabajado.

Jorge Martínez

Jorge Martínez ha escrito 175 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: