“El rey proscrito”; Chris Pine se rebela frente al reino británico en busca de la libertad de Escocia justo después de los sucesos de la popular y oscarizada “Braveheart”

Nota:
Netflix presenta uno de sus títulos más esperados de su catálogo este año; una superproducción épica dirigida por David Mackenzie (Comanchería) que expone sin apenas complejidad los hechos históricos posteriores a la rebelión de William Wallace

Una de las películas más esperadas de la temporada es esta superproducción de la mano de Netflix dirigida por David Mackenzie, laureado tras la magnífica Comanchería, y que en cierta forma supone una secuela espiritual de la exitosa y oscarizada Braveheart al narrar los hechos históricos que sucedieron en Escocia justo después de la muerte de William Wallace y la rebelión que llevó a cabo Robert the Bruce y otros insurgentes contra la tiranía británica de Eduardo I y su hijo el Príncipe de Gales.

Es muy fácil y no le viene bien a ninguna de las dos el ofrecer una reseña comparativa entre el clásico Braveheart de Mel Gibson y el filme de David Mackenzie; más allá de la libertad y autodeterminación de Escocia como objetivo heroico y romántico de sus protagonistas. Lo que en la película de Gibson era clasicismo, Mackenzie parece evitar en muchos momentos el caer en las habituales panorámicas acercando la cámara a los personajes y las acciones desde trabajados planos secuencia y desde una crudeza lograda llena de momentos de violencia; solventando bastante bien el apartado de dirección, aunque sin el tan intuible carácter de sus filmes anteriores.

Lo que no permite a El rey proscrito ser un filme épico a la altura de referentes como Braveheart – aunque estaría más cerca de filmes como Macbeth de Justin Kurzel o Valhalla Rising de Nicolas WInding Refn, sin tanta apuesta estética – es un guión demasiado simple para la ambición y drama histórico que nos cuenta al no dibujar con más complejidad a sus personajes, siendo incluso el propio Robert the Bruce bastante plano; aunque Chris Pine ofrezca una loable interpretación y el reparto británico que le rodea resulta más que solvente, destacando a los británicos villanos interpretados por Stephen Dillane y Billy Howle.

Esa sensación de que resulta un peplum poco arriesgado en su construcción narrativa y desarrollo no permiten que el buen pulso de la dirección y su construcción sucia y realista de las batallas no se salgan de lo mínimamente correcto; resultando el título más discreto (y eso que era el mas ambicioso en producción) de Mackenzie como director, aunque no pierda maneras tras la cámara.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 462 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: