“Love, Death & Robots”; antología de cortometrajes de animación con la violencia, lo futurista y lo fantástico como protagonistas

Nota:
Netflix vuelve a apostar por episodios independientes sin seguir con un hilo conductor concreto, como ya hiciese con Black Mirror

Al parecer, la censura ha pasado a mejor vida. Muchas son las series que nos muestran escenas no aptas para todos los públicos. Bien sea por su violencia visceral, por sexo explícito o por el uso de un lenguaje vulgar y malsonanteJuego de Tronos, una de las series más famosas del momento es un buen ejemplo de ello. De esta forma, las series actuales nos atraen a niveles insospechadosLove, Death & Robots se basa en esos tres pilares para hacer una serie entretenida y llevadera.

Love, Death & Robots carece de sinopsis, pues cada uno de sus episodios es independiente al estar compuesto por cortometrajes de animación. Este método, aunque poco utilizado, ya se nos mostró en Black Mirror. Por lo tanto, para definir esta serie solo se puede hacer mención a su contenido común: la tecnología, la fantasía y lo impensable. Todos y cada uno de sus capítulos están caracterizados por hechos inverosímiles. El estilo cyberpunk predomina sobre los demás, pero no es el único. Argumentos bélicos, hogareños, cotidianos, espaciales y de terror son algunos de los que podemos disfrutar en sus dieciocho cortometrajes.

Algo también muy característico es que ningún episodio tiene un final cerrado. Cada uno de ellos traza una línea hacia un objetivo, pero este nunca se llega a obtener. Algo que inspira al espectador y clama a su imaginación. El culmen de cada una de estas extrañas historietas lo ponemos nosotros mismos. Love, Death & Robots nos sitúa en un momento y unas condiciones determinadas. Es el propio usuario el que lleva a volar su imaginación e inventa que pasará.

Mezcla de animaciones 

Un recurso que no se había empleado. Esta serie no tiene un modelo definido. Cada capítulo está animado de con un dibujo diferente. Algunos utilizan la acción real, el CGI o la animación en 2D. Por tanto, cada vez que vemos los créditos, un mundo completamente nuevo comienza. Aunque esperes un CGI, este puede contener unas formas muy distintas al anterior, variándose así la percepción y ayudando al cambio de plano.

Además, cada episodio es de una extensión muy corta (entre los 5 y los 15 minutos), por lo que esta serie se puede ver en unas dos horas. Con esto, se consigue una mayor acción, pues no permite un descenso de la calidad y el tiempo es apremiante. Todo debe ser conciso y breve. Ya lo dijo Baltasar Garcián: “lo bueno, si breve, dos veces bueno”.

Love, Death & Robots resulta una serie muy entretenida, para ver en una tarde si no sabes que hacer. No es una serie que te mantiene alerta en todo momento y no pasará nada si te despistas. Más te hará reír en determinados momentos y te pondrá los pelos de punta por su explícita violencia en otros. No obstante, propone un contexto muy propio y, en muchos casos, da pie a la reflexión.

Jorge Martínez

Jorge Martínez ha escrito 185 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: