“Melanie: The Girl With All the Gifts”; busca ser original en un género exprimido a costa de la coherencia

Nota:

Desde Reino Unido nos llega esta nueva apuesta del género zombi, o más bien «infectados» dependiendo de lo repelente que seas, en la que se busca dar una nueva visión y conseguir la originalidad en un género exprimido los últimos años hasta la saciedad. ¿Se puede conseguir que un producto viejo parezca nuevo? Bueno, lo cierto es que el planteamiento es bastante sorprendente, con un enfoque desde el punto de vista de una niña mestiza, un poco de zombi y un poco de humana. Lo que sería la siguiente generación del no-muerto. Buen intento, pero un poco ridículo.

El ritmo y estructura el calcada a cualquier otro guion sobre zombis, en el que un grupo de supervivientes intenta esconderse, buscar comida entre casas desalojadas, y no ser infectados, para finalmente encontrar un lugar prometido donde se han podido defender del apocalipsis. Bla, bla, bla. Lo de siempre.

Los personajes prácticamente no ofrecen nada nuevo. Tenemos al inocente con papeletas de morir, al capullo que se va haciendo bueno, a la mala que no evoluciona y a la chica buena. Varios soldados, una científica y una profesora.

¡Ah, sí! Y Melanie. La niña adorable que dentro esconde un monstruo con el que ha aprendido a convivir… durante los primeros 10 minutos de la película. El guion no intenta dar explicaciones o sentido a cuestión alguna, simplemente las cosas ocurren porque así lo pone y así ha de ser. Lo que en las primeras escenas da a entender que veremos algo propio del indie se pierde a medida que avanza la obra para intentar acercarse a la superproducción o blockbuster. No lo consigue en ningún momento.

Eso sí, llama la atención la gran interpretación por parte de Gemma Arterton, la cual hasta la cinta Primavera en Normandía pensaba que era una de las peores actrices de su generación – gracias a olvidables títulos como Hansel & Gretel: Cazadores de brujas o Prince of Persia: Las arenas del tiempo– pero que me demostró, y lo agradezco, que me equivocaba. Y vuelve a insistir esta vez en darme argumentos para considerarla una buena actriz, pues hace realmente un trabajo magnífico.

Por lo demás es una cinta entretenida a ratos pero que se pierde en su guion poco cuidado y desarrollado, el cual a medida que se muestra va dejando más claro que está destinado a la vaguería, dejando de explicar cosas e intentando redactar rápido su última página para pasar a otra cosa. Y así pasa, que el final deja de tener sentido y solo hace que abrir más interrogantes.

J. Justo Moncho

ha escrito 286 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: