De Fargo a Fargo

 


Crítica basada en hechos reales.

Este crossover entre secciones es consecuencia de que la semana pasada acabé de ver la serie ganadora de dos Globos de Oro y dos Emmy, un poco tarde pero es debido a que no disfruto con productos que me obliguen a invertir mucho tiempo y tener un seguimiento monótono como ocurre con las series de varias temporadas de duración. Por eso, este tipo de series son perfectas para mí. En 10 capítulos tienes el inicio y fin de una historia a modo de película con pausas publicitarias de una semana de duración.

El formato que observamos en Fargo parece que ahora está en auge, pues grandes canales como HBO, creadora por excelencia de las grandes superproducciones actuales de la pequeña pantalla como Juego de Tronos, True Detective y las inolvidables The Wire Los Soprano, además de personalidades de la industria cinematográfica como Guillermo del Toro (The Straim), Steven Spielberg y Tom Hanks (Hermanos de sangre), los hermanos Wachowski (Sense8), y los actores Woody Harrelson, Matthew Mcconaughe, Colin Farrell y Vincent Vaughn (True Detective), Billy Bob Thornton (Fargo), y Tom Hardy (A cuchilladas con los Peaky Blinders), están apostando todos ellos por llevar el cine a la televisión. En el Reino Unido, en cambio, llevan apostando desde hace más tiempo, y con gran éxito, por este formato, como pudimos ver en las series Sherlock Skins (la cual cada dos temporadas cambiaba de reparto y argumento). Puede que los seriéfilos no estén de acuerdo conmigo, pero yo como cinéfilo me encanta que se hagan cada vez más series de este estilo.

Hay que destacar a parte de este auge otro que estamos viviendo, el de los remakes o spin-offs de películas para llevarlos a la televisión. Esto ocurre cada vez más, como el caso de la serie Hannibal o Bates Motel, pero no es el caso de Fargo pues, a pesar del nombre, la serie no cuenta la misma historia ni presenta los mismos personajes. La relación entre ambas se limita a la localización y paisajes (simplicidad y desolación blanca), a la mezcla de humor negro y violencia y algunos guiños a la producción original como el parking donde se va a realizar una entrega de maletín lleno de dinero y la posterior discusión con el trabajador que le exige pagar la tasa mínima pese no haber estacionado el coche, o el embarazo avanzado de la protagonista. El único claro enlace lo encontramos en el ya mencionado maletín de dinero que encuentra uno de los personajes en la nieve, el cual, como recordareis, lo deja el personaje de Steve Buscemi en la película.


 

2441

El producto de los Coen, a mi parecer su mejor film (seguido de El gran Lebowski), es sencillamente una obra de arte. Es por ello que fue reconocido con multitud de galardones entre los que se encuentras el Oscar a Mejor Guión Original y a Mejor Actriz Protagonista (McDormand). Jamás se habría imaginado nadie la repercusión que tuvo esta película independiente dentro de la industria norteamericana, un lugar donde priman superproducciones, al igual que McDormand al principio no tenía confianza en su papel pues, como dijo en su momento, las actrices sueñan con interpretar prostitutas, drogadictas, personas marginadas que es cuando pueden dar lo mejor de sí, y la jefa de policía Marge no tiene nada de eso. Es una tranquila oficial con un avanzado embarazo que goza de una vida pacífica junto a su marido en un pueblo que nunca ocurre nada. Pues bien, este papel fue finalmente el mejor de su carrera y así fue reconocido a nivel mundial.

 

No obstante, el peso de la cinta recae en Buscemi y Stormare, ambos haciendo de pareja secuestradora muy contradictoria, donde el primero destaca por ser un bocazas y el otro por todo lo contrario, contratados por William H. Macy, actor que sin duda debe a esta película todo y más pues su papel le valió la nominación para el Oscar que cambió su vida.

Humor negro y sangre, el sello personal de los Coen. Desde el primer momento te engancha este film lleno de gente muy caricaturizada (tanto que los habitantes de Minnesota llegaron a criticarla porque pensaban que era una burla hacia ellos) y de divertidos gags que compaginan con la crueldad de la típica historia de asesinato.


 

 

1g5XrdB

 

En cuanto a la serie, respeta la temática de la película y es una buena incorporación al universo de Fargo. Te engancha desde el primer capítulo con su violencia inaudita para una ficción que rebosa humor. Martin Freeman está sublime haciendo de un personaje que en principio recuerda al de William H. Macy, un don nadie que guarda un lado oscuro en su interior el cual va surgiendo según avanzan los acontecimientos. Freeman consigue que al final llegues a odiar a una persona con la que al principio simpatizas, y eso es admirable.

 

Pero, sin duda, el que destaca en la serie es Billy Bob Thornton haciendo de asesino sin escrúpulos y a la vez respetuoso y amable de cara a la gente, en ocasiones incluso ante sus victimas. El papel le valió el Globo de Oro a mejor actor, arrebatandoselo a McConaughey que estaba nominado por True Detective, al igual que Fargo se llevó el Globo de Oro a mejor miniserie por delante de la de HBO (a mi parecer, ambos ajustados pero que merecían ganar tanto True Detective como su intérprete).

Los dos otros protagonistas, Tolman y Hanks, se quedan muy flojos para lo que es el nivel de la serie. Pero este no es el único fallo, un amplio salto temporal realizado en los últimos capítulos de la serie convierte lo que en principio parece una innovación e inyección de adrenalina a la serie en un experimento fallido que hace al espectador perderse en la trama y en la evolución de relaciones entre personajes. Esta serie si hubiera durado 8 capítulos en lugar de 10 hubiera resultado una obra maestra a la altura de la película, pero el final poco creíble que choca contra la realidad que rebosa la trama (pese a sus acontecimientos tan, a priori, imaginativos) convierten la serie en una buena propuesta de temporada que agradará a la audiencia y la crítica en general pero no conseguirá pasar a la historia como una de las mejores ficciones televisivas.

Valoración (sobre 10) de la película: 9

Valoración (sobre 10) de la serie: 7


bscap0001

Curiosidad: tanto la película como la serie (y esta crítica), comienzan con la afirmación de que los hechos que se narran están basados en una historia real. Esto es falso, en realidad las tramas son totalmente ficticias. Fue un experimento de los Coen que pretendían convencer al espectador durante más tiempo de que la película podía ser algo real, como los personajes, y así mantenerlos dentro de la ficción a lo largo del film. William H. Macy les reprochó durante el rodaje que dijeran eso, que “no podían mentir al espectador diciendo que es real algo que no lo es”, a lo que ellos contestaron que todas las películas son ficciones, y el letrero afirmando que está basado en hechos reales entra dentro de esa ficción, que todo está permitido en el cine.

Tras conseguir los dos Oscar, un medio de comunicación reveló realizando una investigación el engaño en el letrero. Los Coen enviaron una nota de prensa diciendo: “investigaremos lo ocurrido y se realizarán los despidos correspondientes”.

J. Justo Moncho

ha escrito 269 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: