Flashback y Flashforward

 Las ficciones no siempre siguen una línea temporal estricta. Estos dos recursos ayudan a cambiar la naturaleza del argumento, creando una fluidez ficticia y provocada, donde se deja de narrar desglosando el guión en planteamiento, nudo y desenlace. Sin embargo, no es nada original del cine, pues en la literatura se han utilizado en numerosas ocasiones.

El primero, y más conocido, es el flashback (o analepsis), que básicamente hace referencia a cuando muestran a lo largo de la película algo acontecido con anterioridad al tiempo que se está contando. Esto se puede usar enseñando una escena que ya había aparecido en los primeros minutos de metraje o con material nuevo para contar cómo han llegado hasta esa situación. Uno de los ejemplos más famosos del uso del flashback se encuentra en la serie Lost donde en cada capítulo un personaje recuerda una historia que le sucedió antes del accidente aéreo.

El flashforward, por su parte, vendría a ser todo lo contrario. El recurso se utiliza para mostrar lo que ocurre en un plano temporal superior al que se narra la historia. Es decir, muestra lo que acontece en el futuro a modo de escena que normalmente pertenece al final de la obra y, una vez unido el tiempo presente con esa escena, cierra la circunferencia temporal que se crea. El público en general no está muy familiarizada con esta palabra, sin embargo el flashforward se utiliza muy a menudo en las ficciones, sobretodo en los inicios cuando enseñan algo que sucederá más adelante, así consiguen enganchar al espectador (en ocasiones, tras el flashforward la trama continua con un “x horas antes”). Siguiendo con los ejemplos de series, la ficción por excelencia de actualidad reciente que ha hecho un uso muy acertado de este recurso es sin duda Breaking Bad.

J. Justo Moncho

ha escrito 280 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: