“Bienvenidos a Grecia”, comedia con la que disfrutar del humor y la amistad

Nota:

Al contrario de lo que pasa hoy en día con las comedias, que carecen de gracia y basan sus “puntos” en chistes malos, vejatorios y sin chispa (como la española Ocho Apellidos Vascos), este filme nos ofrece disfrutar del género de verdad. En esta cinta en la que la risa se mezcla constantemente con el sentimiento de libertad enjaulado, de una manera u otra, por la sociedad que nos acontece y que, en algunos casos, necesita un ligero empujoncito, se nos expone un toque distinto y que hace sonreír y enternecerse al espectador con la historia del protagonista.

Chirstoph Maria Herbst (en el  papel de Jörg Geissner) conmueve al aparecer como un gran profesional del sector empresarial, que ama su trabajo para un banco alemán, pero que se encuentra vacío en su vida (aunque él no lo sepa). Su viaje hasta Paladiki, una pequeña y remota isla griega, hará que descubra que su existencia no está solo destinada a su labor como inspector de avales, sino que hay mucho más mundo del que nunca pensaría conocer. Allí conocerá a Panos (interpretado por Adam Bousdoukos), un ligón griego que se identifica con Ulises y que solo busca la libertad, despertando en el desolado germano el afán por la amistad, los buenos momentos y las locuras que son típicas de los adolescentes y le hace olvidarse de su terrible jefa. Ambos actores, lejos de desempeñar una actuación estelar, conforman una interesante pareja mientras interactúan con el resto de personajes (Akilas Karazisis  y Georgia Tsagaraki, entre otros) rodeados, en todo momento, de alcohol.

Aron Lehmann, director primerizo de ésta película, nos ofrece 120 minutos de entretenimiento que sólo se podría considerar floja en la idea principal de la trama, bastante común en las comedias, donde una persona ajena a una sociedad completamente diferente se interna de lleno en ella. Por lo demás, mantiene una entrañable y envidiable atmósfera de paz, amistad y humor traídos de la mano de momentos ridículos y patéticos de los protagonistas, por su estado de embriaguez, acompañados en todo momento por una fantástica y animada música tradicional griega.

Con la actual crisis de la sociedad griega y el poder de la alemana presentes, este filme nos recuerda que una manera eficaz de afrontarla es mediante la risa y el buen humor, y siempre rodeado de las personas a las que consideras tu familia y que no todo lo que se ve es real, porque las apariencias (en este caso sobre los alemanes) engañan. Recomendable película para pasar la tarde y saborear ese humor desenfadado, olvidándonos por unos minutos de los problemas que nos rodean.

Sinópsis: Jörg Geissner trabaja para un banco alemán que va a financiar la construcción de un hospital y una planta energética en Paladiki, una pequeña isla griega. El banco, ante las dudas y recelos que le genera todo lo relacionado con Grecia y los griegos, envía a Jörg a controlar sus inversiones. Éste, al llegar a su destino, se da cuenta que no hay nada construido. Lo que para Jörg comienza como un terrible viaje a un lugar remoto donde todo son problemas y malas noticias, con el paso de los días y el contacto con los habitantes de Paladiki Jörg cambiará su opinión sobre Grecia y los griegos.  

Tráiler:

Jorge Martínez

Jorge Martínez ha escrito 126 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: