“High-Rise”, cómo la rareza y la locura pueden transformarse en algo maravilloso

Nota:

Aclarar de antemano que no se trata de una película actual y que, para mí, era una cinta que tenía apartada, desplazada ante otros títulos, y que utilizaría como comodín para el día que no tuviese algo que visionar. Bien, el día que por fin decidí verla acabé dándome cabezazos contra la pared por no haberla visto antes. Desde el primer momento ha captado mi atención y la ha ido incrementando a medida que pasaban los minutos con una historia y una trama que resulta irreal y, a su vez, morbosa.

Esta película, dirigida por Ben Weathley, se trata de una adaptación de la novela con el mismo nombre de J.G. Ballard. En ella se presenta la torre Elysium, un edificio donde conviven una serie de inquilinos en sus diferentes apartamentos y donde existe una sociedad y unos estamentos definidos ajenos al exterior de la comunidad. La primera media hora se nos presenta al protagonista para enfatizar con él, siendo una persona bastante normal en una comunidad bastante extravagantes. Pero durante la segunda mitad, los pisos bajos que representan a la clase social baja entran en cólera y se rebelan contra los altos pisos, que simbolizan a las grandes élites. Esto conforma el caos en el edificio, simbolizando luchas sociales de la ciudadanía contra el capitalismo.

En esta producción se cuenta con un reparto de lujo. Tom Hiddleston interpreta al principal protagonista de una forma sencillamente magnífica, que acaba siendo “una especie intelectual superior en un entorno neutral”. Sienna Miller hace una correcta aunque breve actuación, por lo que poco se puede hablar de esta actriz. Jeremy Irons representa a la cúspide del capitalismo, pero que se ve absorbido por las clases directamente inferiores, mientras que su interpretación podría decirse que es intermitente, siendo en algunas partes muy buena y en otras no tanto. Luke Evans es la otra gran estrella del filme, representando al gran líder de la parte revolucionaria y con grandes momentos en la película.

Sé que muchos no estarán de acuerdo con esta crítica, pero para mí es uno de los largometrajes con los que más he disfrutado últimamente. Esa sociedad que es impensable en una comunidad de vecinos pero que, sin embargo, representa muy bien las tensiones sociales que hay en cierto países del mundo por injusticias entre el Estado y la ciudadanía despierta un gran entusiasmo y emoción, que se refleja con grandes momentos interpretativos.

Jorge Martínez

Jorge Martínez ha escrito 185 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: