“El bebé jefazo”; inteligente obra que resultará desternillante sobre todo para el público adulto

Nota:
Nos adentramos en el submundo de los pañales con la divertida El bebé jefazo

DreamWorks es una de las productoras destinadas a la animación más importantes a nivel internacional. Esto no es nada nuevo. Compite directamente con grandes estudios del género como Disney, Pixar y Ghibli. Lo que la diferencia y la hace única es por su gran conocimiento de la calificación “Para todos los públicos”. Consigue el equilibrio perfecto entre lo que puede entretener a un niño al mismo tiempo que a un adulto. En su apuesta de esta temporada, El bebé jefazo, vuelve a demostrar que en este sentido no tiene rival.

El bebé jefazo

El bebé jefazo nos cuenta la historia de Tim, un niño feliz con su condición de hijo único. Tanto que cuando le llega un hermanito ve peligrar todos sus privilegios. Y a ello hay que sumarle el hecho de que su nuevo hermano tiene la consciencia de un adulto y actúa como un feroz hombre de negocios. ¡Hasta viste traje y reloj! No obstante, parece ser que él es el único que lo ve tal que así.

Tenemos ante nosotros un producto al estilo de Mascotas o incluso Toy Story. En él nos muestra a base de hipérboles un submundo que convive con el de los humanos adultos (el real). Ya sean animales de compañía, juguetes o bebés, partiendo de tópicos vemos cómo se desarrolla una sociedad oculta a los ojos de los demás.

El bebé jefazo

Chupetes y maletines

En el caso de El bebé jefazo vemos cómo los bebés interactúan entre ellos a escondidas de los padres. Como he dicho antes, a base de gags en el que se ríen de los tópicos de los nenes consigue sacarnos carcajada tras carcajada. A esto súmale el protagonista que es un bebé con traje y reloj de pulsera. O un señor con chupete. ¡¿Qué más le puedes pedir?! Si es que encima tiene la voz de un genial José Coronado. Todo un caballero en pañales.

Es un personaje parecido al que todos recordamos de ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, pero en lugar de puros éste siempre tiene en la mano su maletín.

El bebé jefazo

La historia es un poco chorra y el final insuficiente y apresurado, pero es desternillante como pocas películas. Bien es cierto que El bebé jefazo lo disfrutará más un adulto por su humor inteligente, constantes referencias al mundo de los negocios y chistes de coaching y liderazgo. A un niño gustará por sus atractivos dibujos y la tierna y facilona historia, pero al que encantará es sin duda al adulto.

Una película que, tras unos divertidísimos créditos iniciales, no deja de mejorar. Muy recomendada para ver tanto en familia como por tu cuenta.

J. Justo Moncho

ha escrito 286 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: