“Caras y lugares”; Agnès Varda y JR ofrecen un ensayo lleno de humanidad, melancolía y vitalidad que se torna en rara avis en el cine actual

Nota:
Lo que parece empezar como una idea naíf o un simple punto de partida ensayístico ante la amistad y admiración mutua que surge entre la veterana cineasta Agnès Varda y el joven fotógrafo y artista JR

Nominada al Oscar a Mejor Película Documental tras un exitoso y magnífico paso por festivales de prestigio y que ha llevado a su veterana cineasta Agnès Varda a recoger en poco tiempo más de un homenaje y premio  honorífico (incluido el Oscar); Caras y lugares se ha convertido por méritos propios en uno de los fenómenos del año a causa de su jovial excentricidad, vital humanismo y una profunda ligereza filosófica que la convierten en una rara avis en el cine actual.

Lo que parece empezar como una idea naíf o un simple punto de partida ensayístico ante la amistad y admiración mutua que surge entre la veterana cineasta Agnès Varda y el joven fotógrafo y artista JR, lleva a ambos a ofrecer un recorrido vitalista y humanista por la Francia rural encontrándose y curioseando por los lugares y los rostros de la gente de a pie cotidiana y sencilla que se encuentran allí, juntándose para un proyecto en el que el cartelista JR va pegando murales con los rostros y las personas que van encontrándose, pegándolos a espacios perdidos o abandonados actualmente en el tiempo.

De esa unión y retroalimentación que entre sus dos artistas surge, ofreciendo de paso gracias a la entrañable y magnífica figura de la veterana Varda que la juventud es una cuestión de espíritu y ganas más que de edad y tiempo; ambos termina tejiendo en el filme un ensayo que resulta una hazaña en su construcción gracias a fugas y juegos metaficcionales que ofrecen ricas capas a su parte mas naturalista y documental, siendo un viaje con derivas lleno de melancolía y vitalismo; aunque también algo amargo.

Con la frescura melancólica de la nouvelle vague (de la que Varda es una magnífica superviviente) y referencias (explícitas o sutiles) al cine de Godard – con relevante y amarga aparición final del director suizo, genio y figura – junto a un vitalista retrato de los hombres y mujeres comunes que viven con sencillez y recuerdan tiempos pasados, Varda y JR fotografían y ofrecen un recorrido humanista, luminoso y vital que indudablemente merece un lugar en nuestro corazón fílmico por su dulzura y lucidez humanista en el que las personas y su memoria es la que dotan de sentido a los espcacios; ofreciendo fresco optimismo a estos tiempos de oscuridad y devolviendo al cine su capacidad de ser arma y faro vitalista.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 336 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: