“En lugar del Sr. Stein”; un anciano Cyrano para la era internet

Nota:

La comedia francesa vuelve a aterrizar en nuestras carteleras con otra feel-good movie que sabe componer un tono accesible y de cierto encanto; devolviendonos al papel protagonista al veteranisimo Pierre Richard (el rey del cine francés comercial de los años 70 y 80) en esta encantadora reactualización del mito de Cyrano en plena era de internet y de perfiles online.

Pierre (Pierre Richard) es un viudo anciano de aires refinados y románticos que lleva dos años sin salir de casa y parco con el resto de la familia desde el fallecimiento de su amada esposa. Alex (Yaniss Lespert) es un joven treintañero que no encuentra ingresos y vive con la familia de su novia (Stéphanie Crayencour), para ganarse algún dinero mientras sigue soñando con ser escritor; la madre de la novia le encarga darle clases de informática a su anciano padre Pierre para ver si de paso éste recupera el ánimo.

Tras unos primeros encuentros poco amistosos en los que Pierre enaltece la figura del ex-novio de su nieta y crítica al secreto nuevo amante de ésta (que es el propio Alex); el anciano irá descubriendo las virtudes de internet y comienza a chatear por una web de citas con una joven llamada Flora (Fanny Valette); utilizando el rostro de Alex pero conquistándola con su refinada prosa y habilidades de conquista. Al final llegará el momento de conocerse y Pierre le pedirá a Alex que ocupe su lugar en la cita.

Stéphane Robelin firma en su segundo largometraje una tierna y accesible mirada a las nuevas formas de romance que han surgido con internet; ofreciendo buenas líneas de guión y gags que aportan gusto y sacan una sonrisa al espectador y que se ve con facilidad sin caer jamás en la cursilería; aunque en líneas generales nunca se salga del tono conservador y ciertos clichés a los que estamos familiarizados.

Una actualización superficial del mito de Cyrano en el que el porte y la humanidad de la mirada de Pierre Richard hacen el resto; destacando su buena química con su joven partenaire Yaniss Lespert. A esto se suma una bella y encantadora Fanny Valette como el objeto de conquista, para completar una rom-com llena de encanto y ternura con momentos cómicos que no pueden apoyarse en la parte romántica a causa de un guión que no sabe explotar las cuestiones que su premisa ofrece – la usurpación de la identidad o el romanticismo por encima de todo – y en donde Robelin jamás se sale del tono elegante y blanco para evitar que alguien en la sala pueda salir insatisfecho, quedándose en un agradable punto medio que satisfará los deseos del público que sabe sacar rentabilidad a la nueva comedia popular francesa que tan bien funcionan estos últimos años.

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 109 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: