“Starship Troopers: Traitor of Mars”; correcto aunque insatisfecho homenaje

Nota:
Secuela animada mediante CGI de la famosa saga que nos trajo Paul Verhoeven. Starship Troopers: Traitor of Mars es una continuación de John Rico

La saga que se inició con la película de Paul Verhoeven ha conformado una comunidad fanática. Starship Troopers se convirtió en 1997 (en realidad empezó en 1989 con un anime) en una película de culto del cine futurista. La expedición de la Tierra por descubrir nuevos mundos les lleva a encontrarse con insectos extraterrestres ultraviolentos. Apodados ‘bichos’, estos luchan de forma cruenta con los ejércitos terrestres. John Rico es un joven soldado que busca venganza.

A partir de esta sinopsis, volvemos con una nueva aventura de esta odisea espacial. Volvemos a calzarnos las botas de John Rico en una animación CGI. El famoso personaje protagonista de las películas vuelve a hacernos sentir como héroes. Vuelven a aparecer los terroríficos insectos diseñados por Phil Tippet que encontramos en la primera entrega.

Otro punto a favor de este filme son las numerosas referencias a la original. Carl Jenkins repite con Rico una de las escenas más memorables de Verhoeven: la conexión telepática entre ambos. Escenarios y vestuarios nos llevan a rememorar esas bases en los desiertos luchando de forma interminable. Sin duda, un buen homenaje. Sin embargo, en esta ocasión, encontramos centrándonos más en los personajes que en las batallas que tanto entretenimiento dieron.

Mejorando el CGI

A través de esta forma de animación hemos visto últimamente numerosas producciones. Tanto Ghost in the Shell, Rey Arturo, Guardians y Blame!, entre otras, han usado este innovador sistema para completar o animar sus escenas. Sin embargo, refiriéndonos solo a las de animación, esta película ha dejado muy por detrás a sus predecesoras. Unas magníficas texturas y formaciones complementan esta película.

En general una correcta película, que tal vez no llevará a los fans a disfrutar tanto como las de la saga original, pero si que conseguirá hacerles retornas a sus inicios. Además, con una escasa media hora, esta película puede servir como un entretenimiento que no necesita una atención total, puramente disfrutable.

Jorge Martínez

Jorge Martínez ha escrito 131 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: