“Power Rangers”; un humilde producto de entretenimiento adolescente que merece ser visto

Nota:
Power Rangers es el blockbuster perfecto para los nostálgicos y el nuevo público

Tras años sin saber nada del equipo de superhéroes que tanto nos hizo disfrutar en nuestra infancia, eOne nos trae un reboot de la franquicia. Algo que no es de extrañar pues tenía delito que con tanto remake no hubiese uno de los Power Rangers. Además, revivido en el momento justo, pues la actual época, en la que el cine de blockbuster es por excelencia el superheróico, es la idónea para reenfundarse los trajes, subirse a los zords y batallar entre edificios contra lo que envíe Rita Repulsa. ¡A metamorfosearse!

La cinta nos lleva a los orígenes de los Power Rangers, arrancando con una escena del equipo anterior y su épica batalla años atrás contra Repulsa. En ella, te explican el motivo por el que los trajes y la base-nave se encuentran en la tierra. Una escena de inicio ya impactante que te hace ver que este producto es más serio que el de los noventa. Tras esto viene una sucesión de escenas de instituto típicas donde se presentan a 3 de los personajes, pero que quiero destacar una persecución de coches por su arriesgado plano subjetivo y secuencia que consigue ser innovador y efectivo. Digo lo de que se presentan a tres personajes ya que los otros dos Rangers no tienen en ningún momento nada de protagonismo. Lo poco que se conocerá de ellos es mientras se va desarrollando la trama, pero sin apenas detenerse.

Puro entretenimiento

A partir de ahí ya lo de siempre. Sin querer encuentran la base, al principio se odian y luego son super-amigos, algo de tensión sexual por ahí, entrenamiento, diálogos alrededor de una hoguera y reconciliaciones familiares. La película no ofrece nada nuevo al género de superhéroes, es cierto, pero su virtud es que tampoco lo pretende. Su fin es entretener y lo consigue perfectamente. Es un producto creado para ser claramente una saga enfocada al público adolescente, como lo fueron en su día Los juegos del hambre Divergente. ¿Y sabéis qué? Me pareció ésta mucho más entretenida.

El humor es para mentes sencillas y metido a calzador, pero simpático, y las personalidades de cada uno son un batiburrillo de clichés. No obstante, es inevitable disfrutar con esta película que te permite evadirte de la realidad y pasar un buen rato.

Un origen necesario

Bien es cierto que el ritmo tiene un frenazo en mitad de la película, pero se compensa con una batalla final que mezcla el realismo de este producto adaptado a los nuevos tiempos con el claro homenaje a la serie inicial. Convenciendo, de este modo, tanto al nuevo público como a los más nostálgicos seguidores de pequeños de la, comparada a esta cinta, ridícula e infantil serie.

Y lo mejor de todo es que tiene una historia que contar. Yo, como he dicho, veía la serie de pequeño, pero no me suena que nunca hiciesen una explicación consistente de lo que estaba viendo. ¿Por qué Power Rangers? ¿Por qué ellos? ¿Quién es Rita Repulsa? Todo esto viene mucho mejor explicado en esta cinta, dando un origen necesario al equipo que ha regresado más superheróico que nunca -tampoco me suena que tuviesen poderes en la serie-.

Sin duda, uno de los productos superheróicos más agradables porque sabe lo que es y no engaña al espectador. Una oportunidad única para rememorar el pasado y ver cómo esta saga, al igual que nosotros, se ha hecho ya adulta. Y, por cierto, con un guiño en forma de escena post-créditos que nos promete nuevas historias de los Power Rangers. Go go!

J. Justo Moncho

ha escrito 286 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: