“Verano 1993”; el proceso de duelo en la infancia

Nota:

Alzándose como una de las cintas nacionales más laureadas y premiadas del año – Espiga de Oro en Málaga y Mejor Ópera Prima en la Berlinale -, el debut de Carla Simón ofrece un redescubrimiento de su infancia a partir de su álter ego Frida (Laia Artigas), en ese proceso de cambio vital y conciencia y duelo de la muerte; a partir de una narración sincera y naturalista que se construyen en su totalidad a partir del punto de vista de la niña.

En una noche de San Juan del verano de 1993, Frida es enviada con sus tíos a la casa de campo que ellos tienen en la comarca gerundense de La Garrotxa tras el fallecimiento de su madre. Frida parece ser consciente de la ausencia de su madre pero al estar en la etapa infantil no llega a comprender ni es informada en su totalidad de la verdadera realidad y situación; por lo que iniciará ante su nueva familia un proceso de conciencia y de duelo, de la nueva realidad afectiva y modo de vida que tomará su existencia.

Carla Simón debuta en el largo redescubriendo un episodio clave de su infancia, colocando con excelente honestidad y naturalidad la cámara (y el relato) al punto de vista de Frida, sin dejarse llevar por la inocencia o la complacencia que estas miradas infantiles suelen construir; construyendo la complejidad y el choque afectivo que le supone a Frida el cambio de rumbo y el enfrentamiento real con algo tan alejado en la infancia como la muerte.

Con una naturalidad escénica que entroncan a Simón con cineastas como los hermanos Dardenne o Víctor Erice; los aires autobiográficos de Garrel o la luminosidad y vitalidad del cine de Kiarostami; Simón ofrece un documento clave de su experiencia vital con una sensibildad extraordinaria y honesta; que sabe confrontar la mirada interna de la infancia con el bagaje y la empatía adulta del espectador.

Estiu 1993 se alza como una de las obras más sensibles y cercanas sobre la infancia; una propuesta que rebosa honestidad y naturalidad en su puesta en escena, cercanía y vitalidad en sus personajes, situaciones y emociones; y en donde sus actores se dejan llevar con una rabiosa y desarmada naturalidad – destacar la interpretación y complejidad de Bruna Cusí – frente a la luminosa y sutil química de esas brillantes pequeñas actrices que son Paula Robles y, sobretodo Laia Artigas y su compleja mirada.

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 268 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: