“El secreto de Marrowbone”; aventuras inocentes en Asturias para huir del pánico

Nota:
Primer ejercicio en la dirección de Sergio G. Sánchez en el que imperan la historia de amistad de los Marrowbone a costa del terror

Sergio Gutiérrez Sánchez se hizo famoso hace 10 años al empezar a firmar guiones de éxito como los de El Orfanato, Lo Imposible o Palmeras en la nieve. Estos le supusieron desde el principio un gran reconocimiento dentro de la industria del largometraje. Ahora, Sánchez decide dar un paso adelante y ponerse al frente de la dirección de El secreto de Marrowbone, adentrántodose de lleno en el mundo de las superproducciones de terror.

La historia transcurre en el inicio de la década de los 70 en un pueblecito americano. Vemos cómo una familia decide instalarse ahí y cambiarse de apellido a Marrowbone, haciendo sospechar al espectador que huyen de algo como pronto descubriremos. A los pocos minutos de metraje, esta familia formada por 4 niños y una madre, conoce a su vecina Allie. Todos los jóvenes enseguida entablan una amistad estival muy idealizada que se trunca por la muerte de la progenitora de los Marrowbone. A partir de aquí deberán ocultarse en la casa, aislándose del resto del pueblo, hasta que el hermano mayor cumpla 21 y pueda quedarse con la custodia de sus hermanos. ¡Ah, se me olvidaba! En la casa suceden cosas extrañas.

Marrowbone

Terror en los 70

Sabéis de sobra que el terror no es mi genero ni de lejos. Es más, podría decir que es el que menos soporto. No obstante, esta película me resultó muy entretenida gracias la historieta que rodea al terror, basado en 3 o 4 sustos, del que no se abusa. Se puede disfrutar tapándote los ojos solo durante 10 minutos del total de 109.

Sánchez nos presenta una historia de aventuras en el que se ensalza la amistad como hemos podido ver en otras producciones de culto como Los goonies, o en algunas más recientes como Stranger Things o It, pero se diferencia de éstas en que retrata una sociedad más setentera que ochentera. Bueno, realmente a esto no le presta casi importancia, pues es una mera excusa para dar veracidad al aislamiento voluntario y nada sospechoso de los Marrowbone.

Marrowbone

Lo que esconden los espejos no está a la altura

Una aventura de Los Cinco pero en lugar de con perro, con un ente desconocido que aparece por la casa un par de veces. Sin caer en el spoiler, decir que este ente cuando pierde el misterio que le rodea pierde también todo su atractivo.

Sí, el final es decepcionante tirando a desastroso. Teniendo en cuenta que te han introducido un montón de giros dentro de la trama casi gratuitos, por lo menos debería haber sabido aprovecharse de ellos para crear un final con cierta lógica. Pero no, se cae en el recurso blockbustero de buscar sorprender a toda costa. Decir que cuando veáis el final, el cual hace 20 años podría haber sido original, pronto os vendrá a la mente alguna producción que ya destacó por tener un final casi idéntico.

Un primer ejercicio de Sánchez que, si bien no es perfecto, tiene muchos puntos fuertes que lo convierten en una buena apuesta de terror ligero -aunque yo me cagué-. Considero que dentro del género es un producto muy destacable, pero que tampoco pasará a la historia. Eso sí, solo por la fotografía y los escenarios asturianos ya merece el precio de la entrada.

J. Justo Moncho

ha escrito 286 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: