“La aparición”; sutil y atmosférico misterio que reflexiona sobre dilemas como la fe y el misterio desde la visión de un escéptico periodista

Nota:
Jacques recibe una misteriosa llamada del Vaticano para formar un grupo que debe investigar si las visiones marianas que testifica la joven Anna tienen la suficiente base

Tras el éxito de crítica y público de Madame Marguerite (2015), Xavier Giannoli ofrece ahora un filme construido con loable sutilidad y misterio en la investigación por parte de un periodista (impecable Vincent Lindon) enviado por el Vaticano a investigar a una joven adolescente de un pequeño pueblo francés que ha sido testigo de dos apariciones marianas.

La aparición ofrece un filme que se construye desde su secuencia inicial desde la sutil elegancia, el misterio y una puesta en escena sobria y que mantiene muy bien la atmósfera de misterio ofreciendo el típico dilema moral entre el hombre y la fe, la duda que nos corre como humanidad sobre estos temas y que tan bien supieron abordar maestros como Bergman y Dreyer. Giannoli no llega a esos niveles y su filme no termina de resultar uno de los grandes exponentes de este tipo de cintas y reflexiones al ofrecer una evolución en sus personajes más plana de lo necesario y al atascar su atractiva premisa durante un tramo del relato.

Jacques, un periodista de guerra traumado aún por la muerte de su amigo fotógrafo cubriendo la Guerra de Siria, recibe una misteriosa llamada del Vaticano para que forme parte del grupo que debe investigar y observar mediante entrevistas si las visiones marianas que testifica la joven Anna tienen la suficiente base. Ante ello Jacques, con su escepticismo y base empírica, debe encontrar soluciona a ese enigma dentro de un pueblo que se llena de peregrinos y de una institución que se aprovecha de la figura de Anna para tomarla como imagen mercantilista y capitalista.

El filme sabe ofrecer una sutil atmósfera de misterio y sabe plantear la reflexión sobre la fe y su enigma con buena nota; aunque el filme atasca su evolución desde que la investigación se sustenta en el pueblo y la investigación parece pararse deliberadamente, dosificando la información de forma irregular hasta un final anticlimático que no termina de cerrar sus agujeros y que plantea un espíritu ambiguo sin la suficiente contundencia, quedándose en una crítica objetiva y respetuosa a la institución eclesiástica; planteando su ambición mercantilista pero sin ahondar más allá en la propia contradicción megalómana de la institución religiosa.

El filme reluce su sutil misterio desde dos impecables y brillantes interpretaciones del consagradísimo Vincent Lindon y la promesa Galatéa Bellugi, intensos y hieráticos en sus expresiones pero que ahondan con entrega en sus personajes, aunque les falte evolución en el libreto. No termina de ser memorable en la reflexión que plantea si la comparamos con otros tótems cinematográficos antes mencionados pero si resulta un filme loable en su elegante y sutil dirección y puesta en escena y cumple al menos con el dilema que plantea sobre la fe y la religión.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 361 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: