Festival de Sitges 2018 – Día 5: The House That Jack Built/ Pig (Khook)/ I Think We’re Alone Now/ Freaks/ La Nuit A Dévoré Le Monde

Lars Von Trier encuentra a su público en su autoanálisis de un asesino en serie. Dinklage y Fanning dejan fríos en el apocalíptico futuro y un alocado iraní nos regala una de las comedias del festival.

The House That Jack Built (Lars von Trier, Dinamarca/Suecia/Alemania/Francia) – Oficial Fantàstic (fuera de competición)

Cannes pareció reconciliarse con Von Trier proyectando su nuevo filme tras ser declarado “Persona Non Grata” posteriormente a la rueda de prensa de Melancolía; y Von Trier parece haber dado un filme a la maedida de esa reconciliación aunque incómodo y ultraviolento para el gusto más delicado del público cannoise. La fuga de público y la ración de enfermiza violencia y perversidad daban mucho juego para que el cineasta danés encontrara en Sitges el mejor lugar y público para su estudio autoirónico sobre un psycho-killer.

Desde la voz en off del propio Jack (Matt Dillon) que cuenta siete crímenes como ejemplo a un tal Mr. Virgile (Bruno Ganz), el filme nos va exponiendo dos horas y media de provocación e incomodidad, del crudo realismo de Von Trier llevado hasta las últimas consecuencias y atreviéndose a que todo el protagonismo y empatía recaiga en Jack. Otorgando una de las miradas más cercanas y provocadoras del cine reciente y del psycho-killer como subgénero.

Más allá de una incómoda y enfermiza superficie, The House That Jack Built vale la pena por el ejercicio autocrítico y analítico que Von Trier construye sobre si mismo desde la figura de Jack – su obsesión con la religión, su discutida misoginia y las zonas más violentas y oscuras del alma humana -, ofreciendo un relato lleno de negra ironía socarrona y en el que Von Trier se disculpa mientras por otro lado se autoafirma en su propia personalidad como artista.

Además, Von Trier converge un inquietante y filosófico discurso sobre la relación entre el cine (el arte) y la violencia y dialoga directamente con claras referencias a la Divina Comedia de Dante Allighieri, quizás en este tramo en el que Von Trier resulta excesivamente discursivo y su larga duración no permiten convertirla en un brillante ejercicio, resultando desde mi punto de vista una de las películas menos relevantes artísticamente del genio danés.

Si algo merece la pena es la impresionante encarnación de Matt Dillon como Jack, actor venido a menos estas últimas décadas que de forma repentina construye uno de los roles más memorables de su carrera (sino el que más, depende el cariño que tengáis a la época teen urbana de Coppola en la que lo descubrimos) y determinado y sociópata en las escenas más violentas e incómodas; algunas realmente durísimas (ojo a la que sucede en un parque natural con niños incluidos). Acompañado de presencias estimables como Bruno Ganz, la joven Riley Keough (uno de los nombres de este festival con presencia aquí y en Under the Silver Lake) o una breve Uma Thurman.

The House That Jack Built saciará con creces la sed de ultraviolencia del público del festival, aunque en conjunto resulte excesiva y exhibicionista y uno de los filmes menos loables de su genial director; construyendo interesantes reflexiones e indudablemente una de las películas más enfermizas e incómodas del cine moderno.

Valoración: 6/10

Pig (Khook) (Mani Haghighi, Irán) – Oficial Fantàstic Competició

Tras brillar hace varios años con la inclasificable A Dragon Arrives! en la sección Noves Visions y siendo una de las sorpresas destacadas por parte de la crítica, Sami Haghigi ofrece ahora una comedia surrealista y muy negra que satiriza la sociedad iraní desde el propio cine y su protagonista. Un director que tiene prohibido realizar obras audiovisuales durante años y que es testigo de que en la ciudad hay un asesino en serie de cineastas y artistas que es conocido por intervenir con una máscara de cerdo.

Quizás sin el destello de genio que muchos vieron en A Dragon Arrives! aunque con un mayor enfoque hacia la comedia absurda y la sátira, Haghighi ofrece una contundente crítica al sistema de su país. El control y censura a la que se enfrentan muchos cineastas y actores y un negro y absurdo estudio sobre el ego. Además de en su tramo final permitirse exponer la fuerza y desinformación que las redes sociales contienen para crear medias o falsas verdades.

Todo eso desde un conjunto excéntrico, al que no todo el mundo entrará y lleno de fugas narrativas y ensoñaciones que tornan en delirante esta divertida experiencia con personajes y situaciones realmente cómicas y logradas. Imaginativa en sus formas (quizás menos en el regusto final) y una de las citas más recomendables para echar unas carcajadas en el festival que confirma el personal universo del iraní Haghighi, criticando con dureza el sistema social y moral de su país. Nombre al que seguirle la pista.

Valoración: 7/10

I Think We’re Alone Now (Reed Morano, USA) – Oficial Fantàstic Competició

Reconocida por ser una de las directoras fijas de la multipremiada y exitosa serie de Hulu, The Handmaid’s Tale; Reed Morano debuta ahora en el cine con esta historia apocalíptica en la que la mayoría de la población ha sido infectada y fallecida, siguiendo los pasos de Del (Peter Dinklage), un vigilante de la biblioteca que busca mantener un control y orden al desolado pueblo que le rodea.

El punto de partida y su contenida forma de exponernos ese escenario apocalíptico no reeulta demasiado original aunque Morano obtenga una estética visual cuidada. Frente a ello, terminan siendo dos notables Peter Dinklage y Elle Fanning quiénes mantienen nuestra atención en personajes a priori tan distintos pero que estrecharán lazos para seguir sobreviviendo en el pueblo.

Lo que de primeras resultaba convencional se va perdiendo en su tramo final, cuando los personajes de Giamatti y Gainsbourg entran en escena el filme parece buscar otros lugares sin aportar nada nuevo. Buscando una mayor reflexión sobre la humanidad y la sociedad USA que no terminan de encajar en el pastel, convenciéndonos mucho más su verosímil y creíble mirada a la soledad y la necesidad de crear vínculos.

Valoración: 5/10

Freaks (Zach Lipovsky & Adam B. Stein, Canadá) – Oficial Fantàstic Discovery

La pareja canadiense formada por Zach Lipovsky y Adam B. Stein firman este filme sci-fi y de suspense tras curtirse en productos de género muy bajos en televisión; ofreciendo aquí una realidad paralela en la que existen una variedad de humanos con dones extraños y que viven escondidos o marginados. Centrándose en la enclaustrada vida en su hogar de Chloe (Lexy Kolker), una niña de 7 años y su padre sobreprotector (Emile Hirsch).

Presentada hace poco en Toronto, Freaks entrelaza en su inicio el thriller y el drama familiar con correcto acierto, presentándonos el contexto y situación de cada uno de sus personajes. Estos elementos van diluyéndose al abrazar de forma evidente en su tramo final la pura fantasía y prácticamente el cine de superhéroes, sin tener los recursos de producción para ello otorgando otra dimensión a su aparente relato familiar.

Un reparto lleno de buenos nombres en el que brilla Bruce Dern y sobre todo la pequeña Lexy Kolker, uno de los nuevos talentos que nos deja esta edición. Freaks sabe entretener y ser un filme que no ofende aunque su exceso de efectos en su tramo final evidencian su bajo presupuesto y hace que su trama familiar se diluya ante situaciones inverosímiles justificadas por los “dones” de los personajes. Entretenida si no se le exige.

Valoración: 5/10

La Nuit A Dévoré Le Monde (Dominique Rocher, Francia) – Oficial Fantàstic Discovery

El galo Dominique Rocher debuta en la dirección ocupando París de infectados y zombies en esta propuesta más construida por ideas que con esqueleto y cerebro en lo narrativo cayendo en ciertas rigideces del subgénero. Prometiendo en su premisa más de lo que el conjunto nos ofrece finalmente.

Sam (Anders Danielsen Lie) vuelve al apartamento de su ex-novia para recoger sus cosas pendientes; al llegar, su ex-novia está celebrando una fiesta y le pide que se lo tome con calma. Cerrándose en el despacho del que debe recoger sus cosas despierta en la mañana siguiente y no puede salir del apartamento al ver al resto de los integrantes de la fiesta convertidos en zombies y una ciudad de París desierta.

Rocher narra un filme de zombies desde una perspectiva intimista, abordando con buena mano la soledad de Sam en su supervivencia dentro del apartamento, ofreciendo originales elementos como la extraña relación que compone con un zombie encerrado en el ascensor (interpretado por un brillante Denis Lavant). Broches de cierta originalidad que no cuaja ante unas líneas generales y una narración algo atascada y más rígida de lo que su premisa daba, desaprovechando elementos y personajes (el de Golshifteh Farahani) para dejarnos un regusto poco memorable dentro del ya tan manido subgénero zombie.

Valoración: 5/10

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 361 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: