“Dogman”; crudo y memorable neorrealismo firmado por Matteo Garrone sobre el fácil contagio de la rabia y la violencia

Nota:
El cine italiano ofrece este año dos miradas distintas y duras sobre la relidad humana y social desde un personaje bondadoso e inocente tanto en la magistral Lazzaro felice (ya en cartel en algunos cines) de Alice Rohrwacher como en Dogman; notable incursión de Garrone en su regreso a un universo deudor del neorrealismo italiano

Conocido aún por su adaptación de la novela de Roberto Saviano, Gomorra; Matteo Garrone aborda de nuevo los bajos fondos y la peor cara de la sociedad italiana, ambientándola en un pobre suburbio en los 80 y en la piel de un inocente y apocado peluquero de perros que ante su aparente bondad termina relacionándose con el delincuente del barrio y que valió al debutante Marcello Fonte el merecidísimo galardón al Mejor Actor en el pasado Festival de Cannes.

Tras la “felliniana” y polémica Reality y su particular adaptación del Decamerón de Giambattista Basile en El cuento de los cuentos, Garrone vuelve a revitalizar su estilo más neorrealista en esta brillantísima fábula sobre lo contagioso de la rabia y la violencia incluso en almas de aparente bondad. Como la que encarna Marcello (Marcello Fonte), un hombre bajito, inocente y solitario que demuestra amor y cuidado a los perros a los que peina y cuida y con su hija Alida (Alida Baldari Calabria), a la que ve regularmente ante un cordial divorcio con su mujer (Laura Pizzirani). Su inocencia le hace creer que podrá lidiar con Simone (Edoardo Pesce), un delincuente que teme todo el barrio y del que hace de camello. Tras ayudarle en un robo a una rica casa, Marcello acabará un año de cárcel por ser cómplice del robo y no mencionar Simone; tras su paso por rejas, Marcello tendrá una oscura actitud frente al delincuente y los males del barrio.

Sin la ambición de Gomorra al plantear una historia más sencilla y cruda, Garrone ofrece una atmósfera directa, cruda e inmisericorde sobre la rabia y la venganza con aromas al Perros de paja y desde una construcción de subordinados continua entre los personajes; los perros con Marcello, y Simone con Marcello. Una cruda fábula sobre el fin de la bondad y la violencia como contagiosa y primaria respuesta que deja un personaje para el recuerdo y se alza como la más brillante aproximación al neorrealismo de Matteo Garrone. Por cierto, ¿a quién se le ocurrió el póster promocional y el enorme spoiler que esconde?.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 462 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: