“Bohemian Rhapsody”; emotivo y respetuoso biopic sobre el grupo Queen y la legendaria figura de Freddie Mercury que no aborda más allá de la superficie a causa de un guión servidor del modelo habitual del género

Nota:
Convertido ya en el éxito de taquilla de este otoño en nuestro país (rozando a día de hoy los 3 millones de euros), Bohemian Rhapsody es un respetuoso homenaje a una de las bandas de rock más famosas y célebres de la historia que cualuqier fan no debería perderse

Tras una producción con ciertas polémicas y algo accidental en sus últimos tramos (con el despido de Bryan Singer de por medio y los casos de abusos a menores que salieron a la luz), el esperado drama biográfico sobre la legendaria figura del rock Freddie Mercury y el grupo Queen llega a los cines resultando un filme perfectamente diseñado para emocionar a los fans de la banda dentro de una construcción narrativa que sigue el modelo convencional de este tipo de biografías.

Apadrinado desde su semilla como proyecto por los integrantes de Queen, Brian May y Roger Taylor; Bohemian Rhapsody era por su intención de exponer en el cine la vida de una banda tan popular y conocida como Queen y de una figura tan legendaria y bigger than life como Freddie Mercury. Una tarea demasiado ambiciosa y que podría haber sido por ello un gran batacazo; algo que sí parecen haber sentido las críticas estadounidenses aunque no el público y sigue manteniéndose como una aspirante a los Oscar.

A este origen se suma un rodaje que dio para polémicas como las no demostradas peleas y discusiones entre su protagonista Rami Malek y el director Bryan Singer y las ausencias de éste último que le llevaron al despido; aunque diera un comunicado justificando que fue por razones personales frente a un padre enfermo. Ante ello a tres semanas del final de rodaje, Dexter Fletcher – director de Eddie el Águila y del próximo biopic sobre Elton John, Rocketman – tomó el mando en la dirección y se encargó de toda la postproducción y el montaje terminando de rematar un producto solvente y que fácilmente conecta con el público.

El filme se centra en la legendaria figura de Mercury desde que descubre a los integrantes de Queen tocando en un club (cuando aún Taylor y May lideraban una banda llamada Smile) hasta el mítico y majestuoso concierto solidario de Wembley del 1985. En medio de ello, el filme sigue la construcción convencional del género biográfico (el descubrimiento y creación, el éxito, el decadente descenso y la redención final) centrándose tanto en los lazos entre los integrantes del grupo y en la vida personal de Mercury.

Estos dos tramos narrativos claros son los que mayoritariamente trata el filme, aunque lo haga de una forma superficial; acertando mucho más en las secuencias musicales y del proceso creativo de muchas de las míticas canciones del grupo que en el drama personal de Mercury. Centrándose en especial en su primera pareja y gran amor y compañera vital Mary Austin y pasando (aunque no la evita) muy de puntillas la soledad y la época  de vicios y sexo de Mercury; dejando una mirada sin riesgo y muy apta para que nadie se vea ofendido. Construyendo una visión respetuosa y anecdótica de Mercury que no dará nada nuevo a los conocedores de la vida del gran cantante y de una de las bandas de rock más populares y legendarias de la historia.

Aún así la película sabe conformar un fácil vínculo del espectador con sus personajes, destacando en ello la excelente encarnación de Rami Malek como Mercury, indiscutible candidato a los Oscar y sin excederse en los momentos más excéntricos y desfasados de la figura que encarna. Rodeado de un reparto solvente en el que cabe también destacar a la bella Lucy Boynton o la breve presencia de Mike Myers; como clara colaboración y guiño a su mítico momento en la comedia de los noventa Wayne’s World. 

Como grandes virtudes es que sabe emocionar y hacer partícipe al espectador en los momentos de las actuaciones y creaciones musicales, vibrantes y magníficamente rodadas y editadas que nos trasladan a una experiencia muy cercana a lo que suponían los conciertos de la banda al completo. Destacando su espectacular clímax en Wembley, reconstruyendo la actuación de Queen al completo y sabiendo enlazar las canciones con momentos dramáticos y personales que las enlazan al grupo y sobre todo al mito Freddie Mercury.

Bohemian Rhapsody es un filme claramente para adoradores de la banda y del legendario mito Freddie Mercury, muy solvente en la dirección y con momentos emotivos acertados. Aunque caiga víctima de un libreto que sigue el modelo típico del biopic y resulta muy blanca y convencional en los elementos más grises y oscuros de la trayectoria del grupo y de Freddie Mercury.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 462 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: