“Vivir de noche”; Ben Affleck mira al noir clásico

Nota:

Tras el enorme éxito cinematográfico (Oscar incluído) que supuso Argo, el Ben Affleck director se atreve ahora a homenajear el cine de gangsters clásico adaptando la novela homónima de Dennis Lehane y poniendo rostro a Joe Coughlin; personaje que crea Lehane para una trilogía que nos sitúa en los grandes años del crimen en Estados Unidos.

El propio Affleck pone rostro a Coughlin en un personaje que bebe muy claramente de las fuentes clásicas, con la ambigüedad del criminal de películas como Los violentos años veinte de Raoul Walsh y su búsqueda de respuestas sobre qué es correcto y qué no lo es. Acompañado además de un elenco de relumbrón y destacando su cuidado diseño de producción, su ambientación (gran trabajo de Robert Richardson) y su vestuario; dejando un empaque excelente. Aunque es en otros apartados donde Vivir de noche no llega a las cotas de cintas anteriores de Affleck como director.

VIVIR-DE-NOCHE-foto-5

Ofreciendo una dirección notable, de buen pulso y que destaca sobretodo en las excelentes secuencias de acción – la persecución de coches y ese asalto final al capo italiano – firmando una eficaz radiografía de aquella época. Lo peor viene cuando Affleck debe sintetizar numerosas subtramas y situaciones que en la novela original resultan mucho más relevantes, además de dejar a algunos secundarios bastante desdibujados, sobretodo a los dos agentes de dudosos métodos (Chris Cooper y Brendan Gleeson).

Brillando como cineasta, Affleck resulta mucho menos destacado en el terreno actoral, quedándose grande el pellejo de Caughlin; falto de carisma y de la necesaria profundidad y ambigüedad que el personaje necesita, aunque se esmere en transmitir el porte del gangster clásico. Siendo de su estupendo elenco Sienna Miller y Elle Fanning las que se comen al omnipresente Affleck; la primera; como amante del líder mafioso y encarnando brillantemente el aire de femme fatale; y la segunda, como hija del atormentado policía interpretado por Chris Cooper y gran obstáculo para que Caughlin (Affleck) domine con sus casinos y venta de alcohol toda la ciudad de Tampa (Florida).

VIVIR-DE-NOCHE-foto-6

Affleck deja un ejercicio de clasicismo lleno de buenas maneras tras la cámara y de una ambientación envidiable, recuperando el perfil del gangster clásico de los años 30 y 40 y otorgando una gran radiografía de la América criminal – que en ciertas cosas parece asemejarse incluso a la actual – y sus oscuros obstáculos (bandas rivales, religión…). Un ejercicio al que por otro lado le falta destacarse, que no hace suyos las marcas del noir americano y que se ve ensombrecida por las anteriores obras de Ben Affleck como cineasta.

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 462 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: