“Roxanne Roxanne”; biopic de Netflix que funciona mejor como retrato suburbial que dentro del convencional género

Nota:
Desde una mirada a un personaje real, Michael Larnell evita moverse entre los arquetipos del género biográfico (ascenso y caída, mayor presencia de la parte artista del personaje) para llevar el filme a un naturalismo indie

Estrenada en Netflix tras un paso por el circuito independiente USA el pasado año, Roxanne Roxanne resulta una interesante mirada a los suburbios y el papel abusador y manipulador de los hombres que rodean a una mujer del barrio que muestra carácter y talento innato para el Rap y la música mientras lidia con las cargas familiares y de la dura vida del barrio.

Desde una mirada a un personaje real, Michael Larnell evita moverse entre los arquetipos del género biográfico (ascenso y caída, mayor presencia de la parte artista del personaje) para llevar el filme a un naturalismo indie que retrata desde su protagonista femenina un honesto cuadro de la vida en los suburbios y tejer de manera implícita e interesante el machismo de los barrios más bajos frente a una mujer que por su condición social y económica no pudo brillar con merecimiento en el competitivo mundo del Hip Hop.

Sin salirse jamás de un retrato ya visto de la población negra y de los suburbios (aunque sin fatalismos innecesariamente añadidos), Roxanne Roxanne funciona en la reivindicación naturalista de la persona a la que retrata; gracias sobretodo a la reveladora (y premiada en Sundance 2017) interpretación de Chanté Adams y el buen hacer de actores como Mahershala Ali y Nia Long; ofreciendo una cinta que de forma agradable se sale de la mirada habitual del biopic para retratar con funcional naturalidad la vida en los barrios bajos y como la condición social y el machismo pueden frenar las ambiciones y loables talentos de una mujer.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 441 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: