“Y nadie más que tú”; romance que se pierde en su indefinición entre los clichés del melodrama y el cínico humor

Nota:
Netflix estrena en su catálogo otro melodrama romántico con reparto atractivo y secundarios de primera talla que aunque busca romper los clichés gracias a un inicio que apuesta por la cercana comedia

Netflix estrena en su catálogo otro melodrama romántico con reparto atractivo y secundarios de primera talla que aunque busca romper los clichés gracias a un inicio que apuesta por la cercana comedia aunque su indefinición entre este elemento y el melodrama lacrimógeno no le permite conquistarnos.

Abbie (Gugu Mbatha-Raw) y Sam (Michiel Huisman) se aman desde que eran niños, Abbie piensa que se empieza a gestar un hijo en su interior pero los análisis médicos le descubren que se trata realmente de un tumor cancerígeno; a partir de ahí da el paso al tratamiento de quimioterapia y a un grupo de apoyo mientras busca planearle y solucionarle las trabas de su solitario y tímido novio buscándole por ejemplo una chica adecuada para cuándo ella no esté.

Anunciando la muerte desde su prólogo – aligerado por un cínico humor negro que se va perdiendo en el avance de la cinta -, Stephanie Laing lleva un melodrama teñido de clichés por unas presentaciones de personajes superficial, aunque sabe tejer dos protagonistas inseguros, tozudos y con los que no necesitamos empatizar en sus motivaciones (a veces algo discutibles como relación de pareja que son). De un inicio superficial aunque lleno de encanto y cierta comedia cínica inteligente, Laing avanza el relato hacia el melodrama más habitual; aunque la presencia de intérpretes como Christopher Walken o Kate McKinnon aporten cierta incorrección y encanto.

Además de esos secundarios, vale la pena nombrar la entrega de Gugu Mbatha-Raw como la chica protagonista  y esos diálogos que buscan romper con cierto cinismo lo duro y la situación de cliché continuo que su drama nos deja. A Laing le falta apostar por la dirección más honesta, cómica y encantadora de su relato fallando al no definirse en el tono y terminando por caer en la lágrima y el melodrama más rutinario.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 472 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: