“Velvet Buzzsaw”; Dan Gilroy no termina de cuajar su sátira sobre el mundo del arte contemporáneo al no abrazar del todo su lado salvaje

Nota:
Jake Gyllenhaal y Rene Russo se reencuentran con Dan Gilroy tras la excelente Nightcrawler en una de las primeras decepciones del año y en la que satiriza de forma superficial el negocio del arte contemporáneo y sus gentes

Dan Gilroy inauguró el recién terminado Festival de Sundance con su nuevo título como director, Velvet Buzzsaw. Un reencuentro con los protagonistas de la perversa y brillante Nightcrawler, Jake Gyllenhaal y Rene Russo; cambiando la rabiosa crítica a los medios de comunicación y el sensacionalismo por el negocio del arte contemporáneo y sus figuras. Dejando en líneas generales un filme decepcionante por su superficialidad y por albergar muchos géneros de forma poco satisfactoria.

Gilroy nos presenta a un grupo de personajes dedicados al despiadado mundo del comercio del arte que se ven de repente asediados por una extraña fuerza sobrenatural surgida de las pinturas de un misterioso artista fallecido y maldito del que descubre los cuadros Josephina (Zawe Ashton), asistente de una poderosa marchante de arte de un centro de exposiciones de arte contemporáneo llamada Rhodora Haze (Rene Russo). Además de ellas, se verán también amenazados por esas fuerzas un famoso crítico de arte (Jake Gyllenhaal) y voraces coleccionistas como Gretchen (Toni Collette) o Bryson (Billy Magnussen).

Con aires de sátira y comedia negra que buscan evidentemente exponer lo vacío, egocéntrico y capitalista del mundo del arte contemporáneo y quienes se benefician de esa actitud; resulta de forma decepcionante excesivamente superficial en su caricatura y sin ir más allá dentro de su retrato social, saliendo mal parada en las comparaciones con las recientes The Square de Ruben Östlund y Animales nocturnos de Tom Ford. Sólo salvable en ciertas líneas de diálogo punzantes y por un reparto entregado a sus personajes.

En cuanto la película empieza a ir más allá de lo caricaturesco y nos presenta el elemento sobrenatural la película deja algún momento loable, pero siempre como secuencias dispersas y no como corpus narrativo. En especial a causa de una falta de información de los elementos sobrenaturales y no dejarse llevar por la gamberrada y la comedia negra del todo; en especial cuando abraza el slasher y la Serie B en su segunda hora. A ello cabe además sumar un mapa de personajes con los que es difícil empatizar y, por encima de todo, una sensación de superioridad y pretenciosidad sobre el espectador que busca aparentar ser más inteligente de lo que realmente es.

Ideas sin explotar y dispersas de las que se salvan Gyllenhaal y Russo, son lo único mencionable de una película extraña; a veces disfrutable en su malicia, pero sin dejarse llevar en lo satírico como debería. Quedándose en un compendio de géneros y ocurrencias vacuas en su conjunto y que no contiene la fuerza y manejo esperables; ni tampoco la mala leche y talento que Gilroy dejó en su magnífico trabajo anterior como director.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 433 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: