“Altamira”; más bien “Bajamiras”

Nota:

Esta película dirigida por Hugh Hudson, quien lleva ya varios truños seguidos como La leyenda de Tarzán o Soñé con África, y financiada por la familia Botín, no ha logrado superar las expectativas de nadie, ni la de los espectadores ni la de la crítica especializada en el asunto.

En la película se presentan unos hechos verídicos, la historia de un abogado aficionado a la arqueología que, junto con su hija de ocho años, descubre uno de los hallazgos arqueológicos más importantes de nuestra historia: las pinturas de Altamira. Este hombre tuvo muchos problemas para que reconocieran su descubrimiento y tan solo después de su muerte se le dio la relevancia que se merecía. La verdad es que la historia es realmente lo único bueno que podría tener la película si el guión fuera mínimamente decente, así como los personajes, que son estereotipados hasta más no poder. De hecho, el personaje que se lleva la palma es ese rancio monseñor (y supuesto villano) sacado del siglo XV que, por cierto, es clavatido al juez Claude Frollo de la película animada de Disney El jorobado de Notre Dame, no solo por la vestimenta sino también por su actitud.

Altamira-7
El monseñor aguafiestas

 

vlcsnap-1149410
Claude Frollo

Argumento aparte, el reparto no acierta un pelo, y es que la familia Sautuola está integrada por Antonio Banderas (español), la actriz iraní Golshifteh Farahani haciendo de una no demasiado creíble mujer santanderina, y una hija que tiene más bien aspecto de típica guiri inglesa que viene de veraneo; así que, en este aspecto al menos, la familia no resulta para nada creíble.

altamira-antonio-banderas
Una familia algo peculiar

Siguiendo con los errores, la guitarra española de fondo que le ponen a Antonio Banderas en todos su primeros planos podrían ahorrársela. Ni que decir con esas extrañas alucinaciones de la niña que ve cómo los bisontes cobran vida (estilo Jumanji) y empiezan a perseguirla por la cueva y en sueños; detalle que no hace demasiado favor a un argumento que critica las acusaciones de falsificación y fantasía que les achacaron a María y a su padre cuando descubrieron las famosas pinturas.

En general, esta película de 9 millones de euros tenía las miras muy altas…

Sinopsis: En el año 1879, Marcelino Sanz de Sautuola (Antonio Banderas), un arqueólogo amateur y su hija María de 8 años, descubrieron en una cueva de Cantabria una de las obras prehistóricas más importantes de la Historia: las pinturas de Altamira. Pero en lugar de aceptar el hallazgo y de darle el reconocimiento merecido, su asombroso descubrimiento entra en conflicto con las creencias religiosas y la Iglesia católica, así como con gran parte de la comunidad científica.

Ellen Ray

ha escrito 15 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: