Guía de introducción a las artes marciales


 Bueno, sí, el nombre quizá confunda a los lectores. Como de costumbre esta entrada va dedicada a tratar alguno de los subgéneros del enorme universo de las ficciones audiovisuales, y esta vez ha tocado el turno de las obras que giran en torno a las artes marciales. Disculpad si algún despistado ha entrado con la intención de aprender a ser un mejor luchador, pero no cerréis la página a la ligera porque quién sabe, a lo mejor os sirve de mucha ayuda visionar las cintas de las que hablamos a continuación para ser el más poderoso de los luchadores.

Operación dragón (Robert Clouse, 1973)

La mayoría al oír hablar de cine de artes marciales enseguida se desplazan mentalmente al místico continente asiático, lleno de leyendas de grandes guerreros con espadas que levitan en sus épicos combates contra inmensos ejércitos o incluso dragones. Esto tiene sentido ya que estas artes de lucha aparecieron en este continente hace varios siglos, antes de la aparición de las armas de fuego en el siglo XIX, las cuales provocaron la marginación de estas técnicas, pasando de ser una forma de vida de casi una sociedad al completo a ser la forma de vida de un anecdótico sector de la población.

No obstante, hablamos del “arte marcial” resultado de la traducción y definición original de la palabra, la cual proviene de los caracteres chinos wǔ shù, pero debemos comprender que este concepto se ha extendido y ha evolucionando acogiendo multitud de estilos de lucha de muchos más continentes e incluso incorporando antiguos ya practicados por romanos, griegos y egipcios.

Kung Fu sion (Stephen Chow, 2004)

Al igual que el concepto de “arte marcial” este subgénero se ha internacionalizado, por lo que ya podemos encontrar producciones que traten estos temas creadas en cualquier país del mundo. Además, es tal la cantidad de obras de este tipo que me veo en la obligación de recopilar cinco imprescindibles, que no precisamente las mejores, para todo aquel que quiera introducirse en este tipo de cine.

Yo os dejo las 5 por las que tenéis que empezar, pero si queréis seguir explorando este fantástico subgénero deberéis ser vosotros mismos los que deis con las siguientes obras:

Kill Bill


Todas las cintas de esta lista son especiales a su manera para ser una de las recomendadas para iniciarse, pero sin duda esta, además, es especial dentro de la historia del cine. Hablamos de la obra dividida en dos partes de uno de los mejores directores de las últimas décadas, el señor Quentin Tarantino. El director de Pulp Fiction abandona el género al que nos tenía acostumbrados, el de los gangsters, en su cuarta obra (o cuarta y quinta si prefieres contar los volúmenes por separado) para adentrarse en el mundo de las artes marciales.

La historia que nos presenta no destaca por su originalidad, ya que es una historia de venganza más, pero destaca como toda la filmografía de Tarantino por la perfecta y original definición. Vais a poder ver grandes diálogos, geniales personajes, impecables coreografías de luchas y sangre, mucha sangre, en esta película repleta de carismáticos personajes. Eso sí, hay que ver los dos volúmenes pues se quedan huérfanos el uno sin el otro.

Redada Asesina


Esta saga indonesia sobre un cuerpo de asalto de las fuerzas de seguridad dio la sorpresa en 2014 con la producción de una genial segunda parte, con un guión más redondo, así como una historia mucho más cuidada, que el título original de 2011. Esta primera parte ya destacaba por sus impresionantes coreografías de lucha, pero la trama era muy simple, más propia de un telefilm. No obstante, este fallo gordo lo solucionaron en la segunda entrega poniendo más empeño en contar una historia llamativa que en atraer al espectador únicamente con épicas peleas.

Ambas deberían ser vistas, pues la segunda está incompleta si no has visto antes la primera parte, pero es esa última entrega la que realmente merece estar en esta lista por sus personajes más profundos y su trama mafiosa en torno a la que gira el film.

P.D. No os dejéis llevar por el horrible título que le pusieron en España, pues realmente es una saga que merece la pena.

Crows Zero


Toca el turno a la aportación del polifacético Takashi Miike. Hablamos de una saga (Crows Zero, Crows 2 y Crows 3) basada en un manga homónimo de mucho éxito en Japón. Lo cierto es que solo las dos primeras entregas son las dirigidas por Miike, pero son esas las que recomiendo más pues tienen una historia y personajes en común, la tercera parte narra hechos de una nueva generación que poco tiene que ver con la anterior.

Crows es la historia de un instituto al que nadie querríamos ir, en el cual todos pelean por controlarlo, por conquistar el Suzuran. Está repleta la saga de épicas batallas a puñetazo limpio, destacando la final de cada cinta, dirigidas cada una de forma magistral por Miike y que bebe de lo mejor del anime. Unas películas que pasaron desapercibidas por nuestro país pero que realmente valen la pena rescatar para disfrutarlas, pues son sin duda tesoros que deberían estar en las estanterías de los amantes del género.

Hero


Hero es sin duda la más estéticamente bella de la lista, pues tiene una fotografía, así como paisajes y decorados, que dejan con la boca abierta. Pero no solo es una sucesión de bonitos cuadros, pues además de hipnotizar al espectador con sus imágenes, capta su atención con una gran historia de relaciones interpersonales, muy filosófica a la par que dramática en ocasiones.

A un ritmo ligero e ininterrumpido, como el de las espadas cortando el aire, nos muestran bonitas peleas más parecidas a danzas mientras el director nos engaña una y otra vez con giros inesperados de guión. Muy necesaria esta adaptación de una de las leyendas más conocidas sobre la unificación de China.

Warrior


Aquí la más comercial de la lista pero no menos importante para tocar todos los campos de este género. Warrior nos enseña lo que son las artes marciales mixtas, una técnica muy diferente a las que veíamos en las películas anteriores pero arte marcial al fin y al cabo.

En esta película podréis disfrutar de adrenalínicas escenas de lucha del estilo UFC, muy bien grabadas, junto a una historia dura de una familia desestructurada con un oscuro pasado. Entretenida y absorbente, esta película la gozará tanto el más cinéfilo como el más palomitero, y además podréis ver en ella una de las mejores interpretaciones de Tom Hardy.

 

¿Qué película añadiríais a esta lista?

J. Justo Moncho

ha escrito 286 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: