“Pickpockets”; aburrida y larga trama sobre carteristas y adolescencia en Bogotá

Netflix nos trae Pickpockets, la historia sobre delincuentes juveniles que ven una oportunidad de engrandecerse al pasar de los atracos violentos a los robos de carteras

La plataforma televisiva Netflix nos trae una nueva aventura sobre ladrones. En este caso, no encontramos maestros del robo, sino simples jóvenes callejeros que atracan en la ciudad de Bogotá. Este filme nos llega de la mano de Peter Webber, conocido por dirigir Hannibal: el origen del mal. Así, Pickpockets se queda en el bolsillo de los fracasos de la productora norteamericana. Muchos han sido ya las cintas que Netflix nos ha dejado con un amargo sabor. Sin ir más lejos, Come Sunday, The Titan Bright son algunos ejemplos recientes.

En Pickpockets nos metemos de lleno en la vida de Fresh (Emiliano Pernía), un joven que se gana la vida mediante el robo. Sin embargo, los métodos violentos de sus compañeros de fechorías no le convencen. De esta forma conoce a Chucho (Carlos Bardem), un carterista experimentado que le enseñará como ganar mucho más dinero sin el uso de la fuerza bruta. No obstante, Fresh sabe que algo esconde Chucho. Junto con Juana y Doggy, Fresh se dará de bruces con la codicia, la adrenalina del dinero fácil y las situaciones peligrosas que les harán replantearse el camino que siguen.

Una trama bastante sin sentido es lo que observamos. Con unos personajes bastante flojos y situaciones nada atractivas, nos sumergimos en una historia muy plana. La epicidad, la estrategia y la planificación son casi nulas en una película que debería de centrarse en esos pilares. Los diversos atracos surgen sin apenas adrenalina y sin ninguna premeditación. Únicamente la escena de Chucho enseñando a Fresh en un bar puede considerarse ‘atractiva’.

Imagen juvenil

El relato se centra abiertamente en la vida de Fresh y su romance con Juana. Queda en un segundo plano la marginada y cruda realidad que se viven en los países suramericanos. La mafia, la pobreza y la delincuencia a gran escala apenas tiene presencia. Se nos da así una historia juvenil, donde vemos la evolución en la adolescencia hacia la madurez. Una historia sobre adolescentes que quieren aspirar a más también marcada por un debate ético. La violencia pasa a la experiencia, donde las maquinaciones son el plato principal.

En resumen, una producción colombiana aburrida la que nos encontramos con Pickpockets. No supone ninguna novedad y se queda corta respecto a otras películas de robos y atracos. Muy burda y alocada a la hora de realizar todas las escenas, pues parece que no te da tiempo a asimilar los sucesos.

Jorge Martínez

Jorge Martínez ha escrito 179 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: