Festival de Sitges 2018: Día 4 – Under the Silver Lake/ Maquia: When the promised flower blooms/ Mirai, mi hermana pequeña/ Killing/ Ghostland/ What Keeps You Alive

Under the Silver Lake (David Robert Mitchell, USA) – Oficial Fantàstic Competició

El director de uno de los filmes más brillantes del cine de género de este siglo se ofrece ahora a un surrealista y extraño viaje por Los Ángeles desde una perspectiva digna de Alfred Hitchcock, David Lynch y Thomas Pynchon que desde el thiller ofrece una de las sátiras más contundentes y conspiranoicas sobre la cultura popular y un retrato de la generación millennial que confirman la voz de Robert Mitchell como una de las más relevantes a seguir tras firmar uno de los filmes más enigmáticos del año.

Sam aspira a ganarse la vida en Holywood, un joven que malvive ahora apurando los pagos del alquiler y del apoyo de su madre sin de momento trabajar ni encontrar ninguna motivación; en esa rutina sin sustancia descubre a su nueva vecina y tras conocerla una noche y sentirse enamorado; cuando se citan al día siguiente ésta desaparece; empezando a partir de ahí una detectivesca búsqueda del paradero y culpable de su desaparición adentrándose en los mundos ocultos de la ciudad con pintorescos personajes y fiestas que parecen amagar una conspiración de los poderosos dentro de la cultura pop que consumimos.

Comparada de forma gratuita en Cannes con la obra maestra de David Lynch Muholland Drive; el posmodernismo de Robert Mitchell surge más bien de la literatura de Thomas Pynchon, de los cómics pulp y de una visión satírica de la cultura popular alimentándose de referentes como el Hitchcock de Con la muerte en los talones, Vértigo La ventana indiscreta o similares productos contraculturales como la minusvalorada Inherent Vice de Paul Thomas Anderson (adaptación de Pynchon, por cierto).

Dos horas y media (que pueden hacerse largas a quién no entre en su juego) en las que Robert Mitchell construye un thriller conspiranoico y satírico en la que los cómics, los videojuegos o la música entran en juego y que esconde un gran secreto sólo revelado en la cultura pop que permite al cineasta ofrecer una claroscura visión sobre la desilusión generacional de la juventud actual y un juego fascinante lleno de influencias y de una brillante excentricidad en la que la encarnación de Andrew Garfield como ni-ni millennial resulta más que notable, rodeado de jóvenes actrices prometedoras como Riley Keough, Grace Van Patten o Callie Hernandez.

Under the Silver Lake es una de las obras más estimulantes del año por el juego que plantea, un ensayo posmoderno que crítica y refuerza nuestra influencia de la cultura popular dentro de nuestra construcción como sociedad e identidad dentro de un laberíntico y conspiranoico relato que aborda un negro cinismo muy cercano a nuestra etapa y que va cociéndose poco a poco en nuestro cerebro durante los próximos días y semanas que confirman fuera del terror a David Robert Mitchell como uno de los jóvenes directores más talentosos y seguir del cine contemporáneo.

Valoración: 8/10

Maquia: When the Promised Flower Blooms (Mari Okada, Japón) – Oficial Fantàstic Discovery

Curtida dentro del anime como guionista, Mari Okada (El himno del corazón, Ruroni Kenshin, Canvas) debuta ahora en la dirección con esta ambiciosa producción anime de P.A. Works que ofrece un fantástico relato sobre la fuerza de la maternidad y los lazos familiares; buscando la emoción del espectador aunque en su evolución no destaca dentro del magnífico nivel del largometraje animado nipón.

Maquia vive en un pueblo que vive durante décadas y siglos jóvenes y que son invadidos por un ejército en busca del secreto del poblado. Maquia se vera fugada y separada de su pueblo y amigos y encontrará a un pequeño bebé al que dedicará su cuidado, cuidándolo como su propio hijo mientras busca construirse una vida en ese mundo humano que reprimió al lugar donde nació.

Mari Okada teje un melodrama que aborda muchos años pero que forma como epicentro la relación maternofilial de Maquia con su hijo Ariel dentro de un mundo fantástico sin sorpresas ni la originalidad suficiente aunque eficiente dentro de la historia que narra, ofreciendo un melodrama que excesivamente en su tramo final busca la lágrima y emoción del espectador y que resulta aunque sin grandes estridencias (o es cuando mejor funciona) un homenaje a las madres y los lazos que se crean dentro de un conjunto animado cuidado y envidiable que ya sabemos que nos viene desde el país nipón.

Valoración: 6/10

Mirai, mi hermana pequeña (Mamoru Hosada, Japón) – Anima’t

Uno de los genios más interesantes y remarcables del anime actual presenta ahora su nuevo filme. Mirai un filme que nos conquista con su corazón y un retrato entrañable y cercano de la familia centrándose en la relación fraternal y la responsabilidad como hermano mayor que mantiene el humor y la fantasía marca de la casa de Hosoda (Wolf Children, Summer Wars, The Boy and the Beast).

Hosoda construye un viaje desde el punto de vista de Kun, un niño consentido por sus padres que de repente ve como llega a casa su hermana pequeña y a esta se le presta más atención; ante una situación de celos a Kun se le aparecen su hermana en una versión futura como adolescente y sus padres en el pasado para a partir de ello madurar y valorar la familia. Una premisa sencilla gracias a la imaginativa creación de Hosoda que construye un universo visual entrañable y cómico que no busca ahondar en la sensiblería y aborda su expresiva animación e ingenio que va más allá del preciosismo estético.

Quizás el niño protagonista resulta cargante por momentos pero ofrece una visión de los celos en la infancia a la que estamos habituados y bastante honesta que permite a Hosoda ofrecer fugas muy estimables e imaginativas que harán aprender al pequeño sobre los sacrificios y amor de sus progenitores y su responsabilidad; ofreciendo un filme lleno de corazón y que con facilidad llegará al espectador ofreciendo una de las cintas animadas imprescindibles de este año y de momento el mejor llegado desde Japón.

Valoración: 8/10

Killing (Zan) (Shinya Tsukamoto, Japón) – Oficial Fantàstic Competició

Tras su paso por Venecia y Toronto, Shinya Tsukamoto (Tetsuo, Fires on the Plain) ofrecía su nueva obra al Festival de Sitges llenando el cupo de samuráis que no deja de interesar al propio cine nipón, dejando una película corta (80 minutos) que funciona mejor en sus elementos conceptuales que en un todo dramático ofreciendo una mirada al samurái totalmente desconectada de épica siendo sobretodo una reflexión sobre el miedo al deber y al matar.

Que Tsukamoto no iba a ofrecer espectáculos épicos y notables de samuráis como Takashi Miike (13 asesinos) o Yoji Yamada (Hidden Blade) era algo que teníamos más que evidente al tratarse de una de las voces más extrañas y personales del cine de género, ofreciéndonos una visión del samurái en pequeño formato, muy próxima a sus personajes y que evita la estabilidad de la cámara en el planteamiento, ofreciendo en este contexto una de sus grandes marcas; su interés por la fisicidad y degradación del cuerpo humano y del estado emocional al límite encarnadas aquí en nuestro miedoso samurái protagonista.

Tsukamoto no firma un filme sobre el honor y el código tan marcado y respetado en el género, sino una anti-visión sobre el miedo a matar y con ello al heroísmo, desde un protagonista cambiante, primario y que aún teniendo arte con la katana evita cualquier batalla posible, incluso aunque peligre la integridad de sus amigos. Por lo tanto, Tsukamoto rompe con el marcado heroismo otorgado en la tradición japonesa para humanizarlo y llevarlo al límite y éxtasis psicológico.

Un filme de samuráis que brilla sobretodo en el talento con la cámara de Tsukamoto, rodando las luchas con nervio fuera de cualquier clasicismo aunque en conjunto el filme decepciona al resultar pobre y poco estructurado en lo dramático y en el dibujo de sus personajes, resultando más una interesante nueva forma experimental de desarrollar cine épico más que un conjunto potente y satisfactorio al quedarse en algo conceptual más que dramáticamente satisfactorio.

Valoración: 6/10

Ghostland (Pascal Laugier, Canadá/Francia) – Oficial Fantàstic Competició

Célebre por una de las películas de género más queridas por los fans del género (Martyrs, que vuelve a proyectarse en el Festival de Sitges por su décimo aniversario) y que junto a otras obras (Alta tensión, À l’intérieur) construyó la nueva ola de cine de terror francés construida sobre todo en un realismo y exceso de violencia dentro de historias reflexivas que proponían discursos profundos. Al igual que otros compañeros generacionales, tras el boom no volvió a la excelencia aunque Laugier nos da una gran alegría con esta home invasion titulada Ghostland.

Tras decepcionar con su paso por Hollywood con El hombre de las sombras, Laugier vuelve ahora a una historia que se queda en un término medio entre el cine de terror estadounidense y convencional y su mirada como cineasta extremo ofreciendo una obra que disfrutaran mucho los amantes del género, resultando desde ya una de las destacadas de este año ofreciendo no sólo una tensa y muy bien diseñada cinta de terror sino un estudio de personajes profundo que se torna protagonista del conjunto y la alzan por encima de la media habitual.

Tras haber sufrido un asalto en su hogar, dos hermanas han pasado el trauma de forma distinta y cuando un asalto de nuevo al hogar vuelva a estar presente lidiarán frente a ello de una forma distinta. Esto es la sinopsis en la superficie y la que se puede contar sin relevar sorpresas y detalles de la trama (que son muchas) al formar una de sus virtudes su montaje entrelazado y rompedor que ofrece giros contundentes siempre enlazados a la psicología y emoción de los personajes.

Junto a ello Laugier construye un inquietante diseño y villanos y escenarios realmente terroríficos y que siguen funcionando a la perfección (el asesino grandote de mente enferma e infantil, la obsesión por las muñecas) y desde un montaje que no da aliento y que maquilla sus trampas con un entretenimiento de género notable y un dibujo psicológico de las dos hermanas protagonistas excelente; dándonos Ghostland una de las cintas de terror del año (que no es decir poco este 2018) y recupera nuestra fe en el talento de uno de los directores que reavivó y rompió el género la pasada década.

Valoración: 7/10

What Keeps You Alive (Colin Minihan, Canadá) – Oficial Fantàstic Discovery

Ganó Mejor Película en la sección Midnight X-Treme en 2016 con una nueva visión zombie realmente estimable en It Stains The Sands Red y dos años después el canadiense Colin Minihan ofrece ahora otra nueva estimable película de género que resulta un paso adelante en su madurez como cineasta, ofreciendo un survival en el que sus protagonistas son un matrimonio lésbico que va a celebrar su aniversario a una vieja cabaña en el bosque.

Un joven matrimonio aparentemente joven y feliz celebran en una cabaña familiar su primer aniversario juntas; lo inquietante empezará a aflorar cuando sepan muy pocas cosas de la otra mitad de la pareja y al empezar a revelarse eventos del pasado el aparente amor se irá a pique y se convertirá en un survival de gran tensión.

Segundo largometraje de Minihan en el que aborda una perturbadora visión del matrimonio (normalizando el que este sea homosexual) ofreciendo una tensa, ingeniosa y notablemente construida cinta de supervivencia que se refleja desde el dibujo y la poca información que sabemos de ellos, dando con ello a buenos giros de guión desde una dirección que deja a las claras el talento de Minihan en una historia más adulta que su anterior propuesta y sin que las subtramas dramáticas rompan el puro ritmo de terror y thriller que alberga el conjunto.

Mención aparte merecen sus dos protagonistas entregadas al máximo en el gran trabajo de dirección de actores de Minihan, volviendo a contar con Brittany Allen tras su ópera prima y sumándose ahora una perturbadora Hannah Emily Anderson que saben transmitir y subrayar aún más el peligro, acoso y supervivencia con el que el filme juega continuamente. Una de las cintas más puramente de género que el público de Sitges no debería perderse de esta edición.

Valoración: 7/10

Mañana el filme más esperado es sin duda la nueva locura perturbada y polémica de Lars von Trier psiconalaizando al género psycho-killer en The House that Jack Built además de títulos de la Competición Oficial como I Think We’re Alone Now de Reed Morano, Un couteau dans le coeur de Yann Gonzalez y la argentina Animal de Armando Bo.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 361 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: